Historia “Cabecera Parroquial Lagunillas”

La hacienda Lagunillas inicia su construcción en el siglo XVIII, en el interior de esta, entre la casa del hacendado y las cabellerizas se construyó lo que hoy conocemos como templo del Sagrado Corazón de Jesús. Cuenta el padre Evodio  Muñoz sobre la construcción de este templo parroquial que Don Trinidad Vázquez Cabrera, un cristiano católico integro, acudía a la capilla de este lugar a su oración  vespertina, una de esas tardes dijo a sus amigos: si yo tuviera dinero le hacía un templo grande a nuestro señor. Todos lo tomaron como un buen deseo; pasaron cerca de cuatro años desde aquella tarde en que Don Trinidad dijera aquellas palabras: una noche Don Trinidad se sentó en una piedra, donde está ahora el templo, cuando de pronto oyó una voz que le decía al oído: “Estas sentado sobre mucho dinero en oro, es tuyo”. Platicaba después Don Trinidad que se llenó de miedo; cuando ya se le paso se acordó de lo que había deseado, era que la capilla no le parecía digna de Dios. No durmió toda la noche. Se levantó temprano y empezó  a llamar a todos sus amigos, les contó todo: rápido fueron por sus palas y picos; escarbaron, un poco abajo van encontrado seis tambos grandes llenos de monedas de oro.

Don Trinidad coloco la primera piedra, dicen algunos ancianos que fue el viernes 01 de Junio de 1902, se escogió ese día porque el santo del templo iba a quedar dedicado al Sacratísimo Corazón de Jesús, fue deseo de Don Trinidad, para el viernes 01 de Junio de 1909 quedaba terminada toda la obra del santo templo. Ese día vino el Sr. Obispo  de Querétaro, le trajeron  en una diligencia  tirada por caballos.

El 24 de septiembre de 1979 se decretó la erección  de este templo como Parroquia. Fue nombrado como primer Párroco el Padre Evodio Muñoz Gutiérrez, nacido en la ciudad de Irapuato Gto.  Fue un sacerdote que encontró el significado del servicio al hombre. Pero más tarde y debido a su enfermedad, en 1995 es enviado como vicario a esta Parroquia el Padre Andrés Hurtado Reyna, el cual inicia la construcción de la casa Parroquial. El día 19 de agosto de 1997 el señor llamo su reino al padre Evodio. Al día siguiente el señor Obispo, veinte sacerdotes y alrededor de cinco mil almas ofrecieron a nuestro padre Dios la Eucaristía de alabanza y gratitud por este infalible apóstol del Evangelio.

Posteriormente es nombrado como Párroco el Padre Jaime Rodríguez Montoya el cual ha terminado la construcción de la casa parroquial, y ha trabajado fuertemente en la formación del consejo parroquial, así como en la formación de las diferentes pastorales que la Diócesis solicita para la mejora de la Parroquia y hasta la fecha sigue desempeñando celosamente la misión que el señor le ha  confiado. La comunidad de Lagunillas tiene como actividad económica la cantera, la agricultura y cuenta con la siguiente infraestructura, agua potable, electricidad, drenaje, servicio telefónico, educación preescolar, primaria y secundaria, clínica, canchas de fútbol, básquetbol, auditorio y transporte colectivo